En la actualidad, la enseñanza del inglés cumple un rol fundamental en la educación de nuestros hijos, debido no sólo a la importancia que este idioma ha ido cobrando a lo largo de los últimos años, sino también porque se ha convertido en una herramienta que posibilita el desarrollo cultural de los niños y les permite tener acceso al mundo globalizado.

Comenzar con la enseñanza de un segundo idioma desde los primeros años de escolarización contribuye de una manera altamente positiva a que el niño considere la lengua como parte de su entorno y la utilice naturalmente hasta convertirse en un alumno bilingüe.

Nuestro diseño curricular propone enseñarle inglés al niño desde el jardín de infantes con el objetivo de brindarle oportunidades para interactuar con personas de otras culturas o leer textos y así enriquecer su mirada del mundo, de su entorno sociocultural y de su lugar en dicho contexto, fortaleciendo su propia identidad.

La relación de cotidianeidad que tienen todos los individuos con el inglés en la actualidad, ya que aparece en las publicidades, en las nuevas tecnologías, el mercado de la música y las series, etc. hace imprescindible iniciar su aprendizaje lo antes posible y la escuela ha decidido encarar esta tarea con el objetivo de lograr el desarrollo integral del niño y ofrecerle un abanico de posibilidades necesarias para desarrollarse en el mundo de hoy.

Las clases estarán orientadas a construir el contexto necesario para que el alumno se interese en aprender a través de textos, juegos y todo el material audiovisual que lo ayude a transportarse e imaginar que se encuentra en otro país.

Objetivos específicos.

En el nivel inicial los niños tendrán una aproximación a la lengua oral, a través de la cual aprenderán vocabulario relacionado con su cotidianidad, por ejemplo: la ropa, el clima, los colores, los números del uno al diez, etc. Sumado a esto se comenzarán a trabajar las frases y expresiones que hacen a la clase día a día.

En cuanto al nivel primario, se espera que al finalizar este ciclo los alumnos puedan comunicarse con fluidez en un nivel elemental. Podrán comprender textos básicos que contengan los tiempos verbales indispensables para la comunicación en dicho nivel.

Al finalizar el nivel secundario se espera que los alumnos tengan un nivel FCE. Esto significa que podrán utilizar el idioma para comunicarse y expresar sus opiniones acerca de diversos temas y podrán escribir textos formales e informales, como ensayos, críticas y cartas para aplicar a un trabajo, entre otros.

Con estos objetivos en mente, se buscará trabajar en un contexto donde el alumno pueda poner en práctica lo aprendido.